sábado, 26 de febrero de 2011

Lucha interior

Él, se sentía atrapado, inmóvil, bloqueado. Tenía una existencia plena, con ramificaciones hacia todos los sentidos. Había desovado vida.
Una obligación moral le empujaba a reaccionar evitando decisiones.
Una pasión nueva entraba en su vida y solo deseaba dejarse llevar, seguirla.
El instinto más primario luchaba dentro de si mismo frente a la planificación y responsabilidad de la razón más fría.
Se estaba consumando el secuestro de una decisión completamente libre y espontánea.
El ganador terminaría por gobernar su vida hasta el fin de los días.

2 comentarios:

  1. Anónimo2/4/11 5:27

    No tienen que enfrentarse, no es una elección, miralo como una oportinidad de dirigir los dos con el mismo fin.

    ResponderEliminar
  2. También es una opción. La confrontación vital existe inequivocamente desde el mismo momento que la duda abriga una nueva posibilidad, obligando a la estabilidad a defenderse.
    Gracias, anónimo por leer y comentar.

    ResponderEliminar