miércoles, 23 de febrero de 2011

Más raptos

Cuando entró repentinamente y vió esa mano curtida, grande, pertrechada con anillos, sellos, y toda clase de metales, suavemente deslizándose por la pequeña cabeza de su pequeño, le invadió un pánico desconocido hasta entonces.
Sin dudar un solo instante, dijo: "Buenas, venía precisamente a decirle que: este niño, -arrebatándoselo con firmeza-, es mi hijo y que no podrá seguir dando la catequesis, porque sintiéndolo mucho, tenemos que trasladarnos por motivos profesionales.

El rapto había sido abortado, -pensó, resoplando-



No hay comentarios:

Publicar un comentario