sábado, 26 de febrero de 2011

Volver

Creció entre libros, prensa y el sonido de las ondas.
Sin saber cómo, ni por qué, cada vez se fue alejando más y más de su condición natural, llegando a no reconocerse, en un rapto del que se sentía cómplice.

Ahora, que reconocía su error, reparó las velas y puso rumbo hacia si mismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario