sábado, 26 de febrero de 2011

Sin tiempo

Últimamente llega antes a casa, ha recuperado parte de su encanto, es más atento, vuelve a participar.
De nuevo habitan sus sorpresas mágicas, regadas con humor dulce. Me tienta el sentirme viva de nuevo.

Tengo mis dudas, aunque ya no hay remisión, el fue quién dejó apagar la última llama.
Tengo la absoluta certeza de que su comportamiento, obedece al miedo de intuir un rival.
He pasado por esto, no queda tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario