sábado, 26 de febrero de 2011

Regresar

El camino de vuelta, el regreso. Es el sueño sin fin. Es la eterna búsqueda de lo que hemos ido dejando en el camino; de un bucear en la memoria, de todo lo que pudimos ser y no fuimos capaces de darnos.
Es el refugio de amores antiguos, amigos abandonados, ideas sin respuesta. De lo que un día soñamos y nunca seremos.



4 comentarios:

  1. ¡Qué bien lo has descrito, 21! Nunca regresa el que se fue, porque ya no es el mismo; ni tampoco está lo que se deja atrás, eso también ha cambiado. Como tú dices, es un sueño sin fin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Sara. Como darnos la vuelta. Mirando y recordando todo lo que ha quedado en la cuneta para ser lo que hoy hemos configurado como el presente, al margen de reconocernos y estar a gusto con lo conseguido. Gracias por leerme y comentar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/4/11 5:21

    Si Dani, el problema que a veces te pasas la vida regresando, sera por errar demasiado o quizás por a ver corrido demasiado...

    ResponderEliminar
  4. Esperar no es mi especialidad. Aunque esa velocidad me ha dado tanto como me ha quitado. El llegar primero siempre me ha dado una oportunidad: elegir. Aunque luego tenga que volver atrás a observar aquello que no pude en su momento.
    En los errores es donde se aprende y es una condición humana. ¿Acaso tú, eres perfecta?.
    Saludos y gracias por leerme.

    ResponderEliminar