martes, 8 de febrero de 2011

Expiación

Desde que estalló la crisis, su ascenso fue meteórico en la dirección de un importante banco. Había dejado a decenas de familias en la calle por no pagar sus correspondientes hipotecas. Sus escrúpulos se curaban todas las noches, ayudando a su enferma madre, víctima de alzheimer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario