viernes, 25 de febrero de 2011

Una mirada fija

Mis ojos son grandes y expresivos, radares de una mente curiosa e inquieta; suficientes para abarcar más de lo que puedan ver. Aunque siempre que te miran se ciñen, como un guante perfectamente amoldado a tu contorno. Examinan cada una de tus formas y relieves, ralentizando tus armónicos movimientos.

Hay veces que esa mirada fija te estremece, otras te produce inseguridad, incluso me ignoras al no encontrarme, aunque agradezco que en la mayoría de ocasiones me la devuelvas, y es cuando tus ojos se encuentran con los míos, en una lucha de adivinos, esperando una señal para acercarme y probar otros sentidos, que también necesito alimentar.



2 comentarios:

  1. Hola zagal, enhorabuena por lanzarte a tu propio (ciber)espacio. Te seguiremos con atención.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita, Alejandro. Si, no te vayas muy lejos, que seguro, tendrás que explicarme algo sobre ajustes informáticos, como siempre.

    ResponderEliminar