jueves, 3 de marzo de 2011

Libertad de prensa

Eran días turbios en el olimpo. Apolo, no paraba de encomendar tareas a Mercurio. Este, siempre presto, iba y venía portando la información. A veces, para distraerse cambiaba palabras y el orden de estas. Casandra, -la ninfa más deseada por el dios de la belleza-, se enamoró de lo que un día escuchó por boca del dios volátil y quiso retenerlo allí, con ella. Apolo viendo que tardaba salió en su busca y al verlos juntos, enfureció de vanidad, disparando con su arco siempre certero y calló sus palabras para siempre.



2 comentarios:

  1. Hay Apolos en la prensa, en el trabajo y hasta en casa. Ayer descubrí uno que me miraba fijamente en el espejo.

    ResponderEliminar
  2. Muy agudo, Cormorán. Ese espejo tuyo es mágico, tendrás que presentármelo algún día. Saludos.

    ResponderEliminar