lunes, 14 de marzo de 2011

Certeza

Dicen que rápida, es la mejor opción para morir.
Yo te mostraré el dolor real, asido desde la certidumbre de la propia muerte.
A partir de ahora serás una sombra que nunca ha existido, con todas las metas sin cumplir. Ya no tendrás que preocuparte de un simple resfriado. Miles de esfuerzos diarios sin final. Es tiempo de pensar quién abrigará a tu esposa esta noche, mañana, dentro de diez años. Tú... no.
Le dejó respirar unos segundos y apoyando el cañón en la sien, le disparó a bocajarro.


4 comentarios:

  1. Realmente somos poco sacrificados. En principio no tendríamos por que serlos, conformarnos con lo que tenemos. Se nos enseña y adiestra a superar todo, sea lo que sea. Con este fin surgen las grandes depresiones, las frustraciones, el desconsuelo por no llegar aesas metas siempre lejanas, inalcanzables. Solo con mirar a nuestro alrededor podemos descubrir mil cosas por las que seguir, con un espejo llega.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo. En situaciones límite afloran nuestras mejores y peores versiones.
    He intentado vislumbrar a través de una muerte segura, precisamente eso: que es lo que nos mantiene estancados sin decisión aún teniéndolo todo. Solo la pérdida nos consigue remover en nuestra comodidad perenne. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Helenacomite27/3/11 17:32

    Impresionante.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado, Helenacomite. Gracias a ti, por leerme y comentar.
    Saludos.

    ResponderEliminar