viernes, 25 de marzo de 2011

Las segundas partes nunca fueron buenas

Su vida estaba cambiado y sus preferencias movían registros hacia puertas entornadas o levemente cerradas en capítulos pasados. Arreglando su estudio, llegó a sus ojos un antiguo papel que ahora reconocía cargado de esperanza. Repasó cientos de veces la grafía de aquél número telefónico, tantas veces denostado y finalmente apartado en el sombrío rincón del olvido. Su semblante, marcó una mueca que invitaba a la complicidad.
Decidió no llamar, sabría donde encontrarla. Las sorpresas alimentadas en el hedonismo, dibujaban una actitud sincera, completamente libre.
Flores frescas y dos entradas al teatro, no fueron suficientes, para que una amalgama de fatalidad le impidieran verla una vez más.


1 comentario:

  1. Y aunque lleguen a fraguarse siempre estarán regidas y supervisadas por las primeras. Como un yugo de forja indestructible que perdurará hasta el último día. Segundas partes...

    ResponderEliminar