lunes, 21 de marzo de 2011

Discurso alrededor de una mesa

Antes de dar un último adiós, esbozó un saludo lleno de magia y sarcasmo. Todos se miraron entre atónitos y expectantes. Las muestras de amistad, no habían sido todo lo fructíferas que toda la noche estuvo esperando. Fue una velada, marcada por la ironía, con segundas intenciones. La única connotación visible fue el continuo aludir a palabras de Séneca. Él parodió la doctrina estoica y la mesa estaba llena de fortunas robadas. El último ataque fue allí, sentados. Su verbo los envenenó a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario