jueves, 10 de marzo de 2011

El poder de la mente

Desde el alba hasta donde los cuerpos no pueden más, estuvimos jugando a todo lo que osamos emprender y fuimos muy atrevidos. Al salir por la puerta lo hicimos de la mano, como siempre. Arreglados, perfumados e impolutos. La presencia era ficticia. Nosotros residíamos todavía en nuestros juegos, llenos el uno del otro, prolongando aquello que nuestros cuerpos no habían podido terminar.
Ese fue el ejemplo que puse a todos aquellos que asistieron a mi discurso sobre el extraordinario poder de la mente.


2 comentarios:

  1. No hay ninguna duda de ese poder, muy visible en los sueños donde es capaz de hacernos sentir como real lo que no existe

    ResponderEliminar
  2. En los sueños se explaya. Es en la vigilia donde incido por su carácter extraordinario. Tener el cuerpo en un lugar y la mente en otro me parece común, no por ello menos fascinante. Saludos, Cormorán.

    ResponderEliminar