viernes, 12 de agosto de 2011

Recuerdos íntimos

Todos los veranos caben en aquella lluviosa tarde de agosto. Una tarde cualquiera, y no concibo mi vida sin ella.

2 comentarios:

  1. Bonito y sugerente, pero me falta entender si es cuestión de concebir la vida sin “esa tarde” o la vida “sin Ella” aunque no hayas puesto mayúscula para “ella”.

    ResponderEliminar
  2. Perspicaz y egocéntrica, aunque también osada. Las palabras tienen la particularidad de ser interpretadas de múltiples formas, tantas como colores existen. Lástima que el blanco y negro inunde los ojos de aquell@s que no están dispuestos a avanzar.

    Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar