lunes, 8 de agosto de 2011

Prosperidad

Ayer fui a mi cala. Donde pasaba todos los veranos. Y no la ví. Nunca pensé que se podía enterrar una infancia detrás de una urbanización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario