miércoles, 24 de agosto de 2011

Postergar

La última tarde, del último verano que pasaron sus hijos con él, intentó jugar con ellos. Pero no le entendieron. Habían crecido demasiado.

2 comentarios:

  1. Amigo 21, Daniel, a veces los que que vamos siendo maduros, volvemos a los juegos del pasado año, que salieron tan bien, mientras que la savia nueva busca nuevas enredaderas que les empujen a lo más alto.

    ResponderEliminar
  2. Es una lectura muy interesante, Francisco, aunque mi intención era la de mostrar el contínuo aplazamiento del juego con los hijos, creyendo que el tiempo no tiene límites y llega el momento que estos toman su rumbo y nos muestra la triste realidad: se hacen mayores y caemos en la cuenta de todo lo que hemos perdido y jamás volverá.

    Es todo un placer verte por aquí.

    Un sincero abrazo.

    ResponderEliminar