viernes, 24 de junio de 2011

Dignidad

El miedo caló en ese instante único en el que todo está perdido ¿Una huída hacia delante? -pensó él- y mirándola con ojos cómplices intentó transmitirle toda la entereza que supo atrapar en una mirada intensa, llena de compasión y amor, antes de salir de la consulta.
Como la retirada no estaba en su argot, resolvieron vivir sus últimos días con la dignidad de dos almas en paz.
Y créanme, lo mejor siempre puede estar por llegar...


6 comentarios:

  1. Es un texto que derrocha ternura y esperanza. "Lo mejor siempre puede estar por llegar..." me encanta esa frase.
    Un abrazo.

    Sara Lew

    ResponderEliminar
  2. Nunca sabemos qué nos depara la vida. Rendirse es la última opción y nunca está justificada si tenemos apoyo.

    Saludos, Sara.

    ResponderEliminar
  3. En nuestro caso lo mejor está por llegar.
    Bello.Me gusta

    ResponderEliminar
  4. Eso espero. Si pensara que he vivido los mejores momentos entraría en una fase de sueño y recuerdos olvidándome del presente y el futuro. Siempre hay que aspirar a más, es condición humana.

    Saludos, Albada. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Mientras hay fe, hay esperanza. Tener fe en el otro, en que permanece a su lado aun sin estar, es lo que nos llena de esperanza de presente y futuro.

    ResponderEliminar
  6. Aún sin estar, así es, Cormorán. Qué la otra persona nos sienta cerca, esa es la cuestión. Me parece de una obligación moral, incuestionable, el permanecer junto a la persona con quién compartes la vida en esos años estrechos, al igual que se compartió todo aquello por lo que merece la pena vivir.

    Saludos.

    ResponderEliminar