miércoles, 15 de junio de 2011

Divorcio

Una vez que había reunido a todas sus tropas, las arengó a partir hacia sus orígenes. Ya no tenían nada que hacer allí. Con gesto cansado, aunque determinante, hicieron saber a la dueña de aquellas tierras, de su partida sin remisión alguna.
Los territorios comúnmente conquistados, acordaron ser visitados y organizados por ambos. Ella, no dijo nada. Su silencio certificó el común acuerdo.
Entrando en sus tierras lentamente, advirtió la dejadez y el desamparo reinantes por tantos años de entrega.



No hay comentarios:

Publicar un comentario