domingo, 26 de junio de 2011

Conducir

Todos los días, mi mano acaricia tu lomo, hablamos, y tú me escuchas a sabiendas que los límites se traspasan para despertar los sentidos. Juntos, desafiamos las leyes físicas a una velocidad que el mundo puede esperar. Mis ojos se abren en gran angular, excitando el sistema nervioso que tensa el pálpito de mi corazón, arrastrándome a un vértigo que me empuja a seguir. Los espacios son oportunidades abiertas a un azar calculado en destellos de ficción.
Esa danza de vida y muerte, baila sin ser vista en espera de un final. Ella sabe, que siempre queremos más...


2 comentarios:

  1. Me ha parecido un breve pero descriptivo relato, en este relato los sentidos cobran vida propia, ha resultado muy visceral

    ResponderEliminar
  2. Extenderme hubiera sido divagar por los entresijos que se me pasan por la cabeza en la actividad descrita, cuando esta, solamente atiende a una cosa para sentirme capaz de llegar a buen puerto: conducir, con la mente, con el cuerpo y con el alma. Es algo único.

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar