jueves, 30 de junio de 2011

Batalla pactada




En el suave despertar se encontró cubierto por la pleamar del sudor compartido, envuelto en olores deseados y márgenes derribados; restos de una épica batalla que jamás habría ganado. El ruido de la ducha y la billetera vacía le certificaban que no era un sueño. Los mercenarios esta vez eran aliados.

2 comentarios:

  1. Supongo que el verdadero enemigo está dentro de uno mismo en ese campo de batalla llamado soledad.

    ResponderEliminar
  2. No sé si el verdadero, Cormorán, pero es el primero en una larga lista de desavenencias y problemas. Antes de salir al exterior hay que solventar los problemas internos que todos sin duda tenemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar