lunes, 25 de abril de 2011

Pintar un día gris

En la regularidad de los días coloreados, se me ha colado uno en blanco y negro. Le he preguntado: ¿tú que haces aquí?, me contesta que él también tiene derecho a existir. Afirmando sus palabras, lo he sentado junto a los otros. Me ha mirado y sonriendo me dice: no estoy aquí por ti.



8 comentarios:

  1. ¡Guau, Daniel, fabuloso!. ¿Y además en clave de humor?

    ResponderEliminar
  2. Henriette25/4/11 20:58

    Me atrevo a escribir que ciertas veces, esos días grises en los cuales flotamos por encima de todos y de todo, envueltos en sentimientos turbadores, son extrañamentes agradables.
    Como una escapatoria, una saturación del Ser cuando se le niega desde mucho, la posibilidad de hacer una pausa…

    ResponderEliminar
  3. Los contrastes son maravillosos y, en este caso, has conseguido crear, además de un mr muy sugerente, un final abierto absolutamente intrigante. ¿A quién buscará el día gris?

    ResponderEliminar
  4. Irónico, tal vez, Luis. Después de tantos días buenos se coló uno raro y me pilló por sorpresa ¿que le voy a hacer?, lo senté, le dí una copa, hablamos y llegamos hasta entendernos de sus razones para estar así. Como la vida misma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Tienen su derecho a existir, Henriette. Tu comentario me parece como poco, interesante y reflexivo y es lo que yo hago con un día así: empaparme de tristeza y melancolía y disfrutar de hábitos "diferentes" que también son parte de nuestra vida. Verlos como una pausa también es una opción. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Los finales abiertos, como tú bien sabes, Mirina, están sujetos a diferentes interpretaciones. En este caso yo he querido recordar el compromiso de cuando compartimos la vida con alguien. A nosotros nos puede ir bien todo, a esa otra persona, no. Ese día gris nos ronda entre los colores de nuestro ánimo individual y nuestra mejor opción es ayudar, intentando comprender esa situación y darle una solución.
    Me alegro mucho de tu visita. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  7. Una metáfora muy bella, has personificado el objeto dándole vida

    ResponderEliminar
  8. ¡Ya sabes!, me gusta humanizar todo aquello que puedo. Las palabras tienen ese don y yo lo utilizo como mejor sé. Un abrazo, Mª Belén.

    ResponderEliminar