domingo, 24 de abril de 2011

Te sueñan

Colarse en el sueño de alguien es como convertirse en otro. Nunca sabes lo que te vas a encontrar cara a cara. Hoy he entrado en la vida de una persona que en otra visita me hizo sentir amable y libre. Esa estancia hoy es oscura y fría, habla un idioma que no reconozco. Me quiero marchar, no me encuentro bien aquí. Espero un rescate de otro sueño que me enseñe otras personas que viven en mí.


5 comentarios:

  1. Henriette24/4/11 11:44

    Los sueños son mundos de una extrema intimidad, a veces de una extrema locura.
    Quien se acerca a los de otros, corre el riesgo de perder la poca racionalidad que le queda.

    Une pensée.

    ResponderEliminar
  2. El mundo onírico es complejo, lleno de sombras y luces que solapan nuestras realidades. Navegar en ellos es sumamente estimulante y peligroso a la vez. Como todos los riesgos, nuestro miedo a mundos desconocidos asumidos desde la curiosidad humana destapa secuencias adictivas a nuestra psique.
    Un beso... ¿en la ficción o en la realidad?.

    ResponderEliminar
  3. Henriette24/4/11 16:01

    Como tu elijas amigo, con el riesgo proprio al mundo del cual podria provenir este beso..

    ResponderEliminar
  4. Me gusta ese encadenamiento onírico, me sugiere una forma de expresar la búsqueda de la "persona ideal que te haga soñar dentro del propio sueño". ¿Me desvío demasiado?.
    En todo caso, me gustó leerlo.
    Un abrazote, amigo Daniel "Veintiuno"

    ResponderEliminar
  5. No te alejas demasiado, Luis. Los sueños tienen vida propia y su ambiguedad no está sujeta a normas. Quería resaltar que se siente cuando alguien te sueña, eres partícipe del subconsciente ajeno y tu mundo aparece pintado por la impresión e imagen que esa persona tiene de nosotros. Unas veces seremos príncipes y otras estaremos disfrazados de monstruos. Múltiples caras de uno mismo que forman parte de nosotros y nuestra relación con los demás.
    Un abrazo, Luis. Gracias por tu lectura y tu compañía.

    ResponderEliminar