domingo, 24 de abril de 2011

Sexo felino

Ya estás ahí... al unísono del deseo, puntual en su cita. Abriéndote paso en mi espalda con un leve hálito, dándome esa paz que tanto necesito. Sigue, no te quiero interrumpir. Perdona mi estremecimiento, es una bienvenida. Pasa sin llamar. Estás convidada. No me invites a darme la vuelta, el ronroneo te mantendrá a salvo. Si te veo, mis garras podrían herirte. La fiesta acabaría en pasión desmedida y tornaría en lucha de amantes. Sigue, acaríciame... no tengas miedo. Soy otra vez yo... por fin.



No hay comentarios:

Publicar un comentario