viernes, 2 de septiembre de 2011

Punto y aparte

Y amaneció septiembre una vez más. Como final e início de una etapa. Y aunque el tiempo nos llena de ilusiones y estrenos por llegar, la tristeza echa raíces otro año más. Contínuas miradas retrospectivas se bañan en melancolía antes de avanzar en ese futuro de días por inventar y soñar.



4 comentarios:

  1. Siempre por descubrir ese futuro que acabas de desenvolver con su papel de celofán en cada día que el almanaque te ofrece.
    Al cambiar la hoja del calendario se acicalan de forma simultanea la melancolía del mes pasado con la ilusión del mes que estrenas.
    Feliz Septiembre. Con todo lo bello que vuelve a florecer.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Septiembre es uno de mis preferidos, junto con abril y mayo. Meses moderados que, al menos en la Meseta, se agradecen para evitar extremos. También hay que celebrar que todavía no están los anuncios de los turrones en el televisor, jajaja. Un abrazo, Daniel

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Albada, por este comentario-regalo tan ilusionante que has dejado escrito.
    Como siempre me gusta decir, lo mejor está por llegar.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Septiembre es un comienzo para casi todo. El sistema lo ha establecido así. Yo prefiero el invierno, ya que aquí, el calor es extremo y el frío moderado.
    Gracias por el comentario, Luis.

    Saludos.

    ResponderEliminar