martes, 6 de septiembre de 2011

El sistema

Al pasar la hoja del calendario, se encuentra de frente con la más cruda realidad. Más estrecha que nunca, más voraz que siempre la llegó a imaginar, y encima está desarmado, transitando entre fronteras. Con las manos vacías y las ganas desplomadas. El sistema le acecha de forma incansable con unos mercados ciegos de gula, que liberados de cualquier justicia, comen hasta reventar.
Sus hijos le miran buscando un futuro y él solo puede invitarles a soñar, porque quizás... mañana, todo vuelva a ser como siempre debería de haber sido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario