miércoles, 14 de septiembre de 2011

flema consciente

El domingo se va desplegando a un ritmo aún más lento del habitual. El calor ralentiza cualquier acción. Pienso en el desorden natural, en la tendencia al caos, en la necesidad de aplicar un trabajo para que todo fluya en armonía. Será mañana, hoy me sumerjo en la incoherencia.


... más absoluta. El espíritu varado en un mundo ingrávido, libre de conciencia, donde el tiempo da una tregua imaginaria espaciando los minutos. Y todo sigue igual. Me he bajado de mi mundo para observarlo en su totalidad con esa mirada inconexa, completa, que solo puedo darme hoy.


Necesito una segunda mirada para abarcar la complejidad de esta realidad que nos limita y encadena. ¿Dónde está el conejo blanco? Lo seguiría en su loca carrera en pos del tiempo y así, alcanzar el otro lado del espejo... Empieza a resquebrajarse la luna, démonos prisa...


Si, vayamos. Aunque no en aquella dirección, que ya sabemos donde empieza y tristemente como acaba. Tomemos esta otra, la observaste primero y el instinto es el mar donde reside la supervivencia. No dudes por favor, necesito que tus ojos alumbren esta, mi soledad mal calculada.   (*)







(*)  Texto escrito conjuntamente con "Damadeltablero" (en cursiva). Publicado en eskup el 26-27/06/2011
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario