viernes, 23 de septiembre de 2011

Otoño o el Sol entrando en Libra

Estaba finalmente pasando. Toda esa vida que le rodeaba, se empezaba a desmoronar. Empezábamos otra estación y, esta vez, coincidente con el profundo olor a tierra mojada.
Percibía como iba perdiendo parte del lastre que lo cubría. Como hojas de los árboles, abandonando su origen, conforme se está alejando nuestro Sol.
Son momentos de vida interior; el único refugio de la soledad más fiel.




No hay comentarios:

Publicar un comentario