martes, 14 de agosto de 2012

Medicinas mortales

Era de una estupidez ancestralmente adquirida. Guardaba cuatro tigres en un armario. En diversas y oscuras formas de entender la belleza. Los testículos a un lado, los colmillos y garras en otro, cerca donde la perfección descansa abatida sin compasión. Donde el yo, adquiere formas que borran cualquier visión.



2 comentarios:

  1. Todos los posts de eskup tienen un alma, el que destilas. Desde el gancho de percha hasta los cuatro tigres en el armario. Nada está abatido sin compasión. Todo está al alcance de tu mano y tus anhelos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta, Albada. Seguir el hilo que marca el marketing que no comprendo. Del que no quiero ser participe. Esas frases inconexas. La sinrazón que no obedece a nada solo se alimenta de la compañía que dan las letras acompasadas con la amistad. No tiene precio.

    Que disfrutes, como ahora, como siempre.

    ResponderEliminar