martes, 14 de agosto de 2012

Ciclos

Ese verano, por fin su niña iba a un campamento (se llamaba: el futuro y le costó la paga de un mes) Confiaba en la naturaleza y en los guías para que revirtieran su comportamiento. Cuando volvió del futuro con semillas de patatas, creyó verse a si misma antes de perder la ilusión por todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario