miércoles, 15 de agosto de 2012

La princesa de Bali

La primera vez que entré en su habitación me sorprendió un grabado de cuatro tigres en el armario, en caoba, citronier, teca y palisandro; cubriendo ambas puertas. Dicen que estuvo casada con un príncipe de Bali. Sus ojos cambian de color con la luz... y con su estado anímico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario