martes, 21 de agosto de 2012

La culpa

Pasó a mi lado y no pude hacer nada por evitarlo. Lo miré fijamente y resolvió el trance estrechándome la mano. La educación me hizo responder. Era imposible definir a qué olía. Un presidente del gobierno arrastra una aureola de culpa que le sigue allá a donde va, para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario