martes, 14 de agosto de 2012

El vacío

Después de satisfacer todos y cada uno de sus deseos -desde los imaginados, hasta los encontrados- resopló pleno. A los cinco minutos, su mente, ya le estaba pidiendo más madera, y fue cuando observó a través del espejo, el gancho de una percha colgado de una barra en vía muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario