domingo, 24 de julio de 2011

Muerte

Es el final de todo lo conocido, el umbral imprevisto como un abismo en la nada. Allí escondida en los confines, ni el tiempo puede sentirla; él que lo sabe todo, y nada de lo que existe se escapa a su rastro. Pero el anciano sabe que esa dama no es de este mundo, y repasa cansado toda esa vida extinguida, que ya se fue y jamás volverá ¿Por qué la vida tarda tanto en enseñarnos, para quitarnos en un instante, todo?
Es demasiado tarde y solo le queda esperar...


2 comentarios:

  1. Me quedo con esta frase ¿Por qué la vida tarda tanto en enseñarnos, para quitarnos en un instante, todo? Buena pregunta. ¿Tendremos otra oportunidad de demostrar lo que aprendimos? Quién sabe...

    Un abrazo,

    Sara Lew
    (otra vez anónima)

    ResponderEliminar
  2. Contestar todas esas preguntas es parte de esa curiosidad humana que jamás se sacia en vida.

    Y el misterio de esa identidad tuya con blogger...

    Besos, Sara.

    ResponderEliminar