sábado, 19 de noviembre de 2011

Promesas

El ya presidente electo, sintió en la soledad del baño y, frente al espejo, la mediocridad de su desnudez. A sabiendas que esa toalla con la que se secaba no tapaba todo su cuerpo: siempre tendría que destapar un lado, para cubrir otro. Y eran excesivos los compromisos adquiridos.

6 comentarios:

  1. Muy buena imagen Daniel la de la toalla. Que no llega a tapar nunca las vergüenzas. De lo hecho y de lo que se tendrá que hacer. Con unos y con otros. Quizá fuera mejor acostumbrarnos, otra vez, como hace millones de años, a vernos desnudos. Y apuntar en un papel lo que vamos a hacer, para que lo sepan todos. Difícil lo tiene el Presidente Electo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Apoyo el comentario.
    Aunque creo que la toalla empezó siendo de baño...antes de las elecciones, ya era de lavabo y antes de que acabe el año será de bidé...Al tiempo.
    Saludos. Luis

    ResponderEliminar
  3. Es realmente difícil tomar una decisión que tenga el consenso generalizado de la sociedad. Esperemos que, ante la duda, sea moderado.

    Saludos, Francisco.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda comparación, Ludovikus. De aquí a unos meses de recortes, nos secaremos al sol (en el mejor de los casos).

    Saludos y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, ya, pero... a quien nos dan por... todos los lados... ¡es a nosotros, recuerda!
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Sin ninguna duda, amigo Luis. Tod@s aquellos que han sido los causantes de esta brutal crisis, ahí están... de rositas, ¡como siempre!

    Saludos.

    ResponderEliminar