sábado, 19 de noviembre de 2011

Politicamente correctos

El feliz matrimonio, fiel a la libertad de ideas, durmió en habitaciones separadas, conforme la ley vigente y durante toda la campaña electoral. Solo practicaron sexo en zonas comunes y bajo una estricta protección de sus partes más nobles. La mezcla de programas estaba a salvo.

2 comentarios:

  1. Igual una fusión amorosa de ideas o una orgía de conocimientos serían muy fructíferas no?. Siempre llenas de "matices" tus micros Daniel, y ... qué serían de ellos sin tu "toque mágico". Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Es atrevida esa fusión por tu parte, Vanadis. Pero existe la posibilidad del entendimiento carnal, que a veces toma otros caminos que los del entendimiento en sí mismo.
    Un beso, gatita. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar