lunes, 26 de agosto de 2013

De verdades y mentiras...

Un mago del escapismo, siempre encuentra la oportunidad de manejar al límite, los hilos transparentes que le unen a la realidad de las ocasiones manifiestas.
Ese día, se presentó a una escaramuza, sin la mentalidad precisa y, dada la dificultad de esta, no pudo evitar que una lágrima se le escapara en un acto, por primera vez no previsto. El mentalista era humano, su rostro no pudo mentir una vez más.
Toda la fuerza y sentido de lo intrínseco, se agolparon frente a él, no pudiendo mantener la compostura al cerciorarse del tiempo perdido en inventar caminos secundarios.





No hay comentarios:

Publicar un comentario