lunes, 24 de junio de 2013

Días confusos


Siempre me había parecido una casa pequeña, tanto, que nunca pensé que pudiera guardar secretos. Ahora, mientras avanzo por el interminable pasillo, mis erráticos pasos se diluyen en la nada... hasta que llego donde su presencia ilumina mi vacío. Te miro furtivamente, ensimismado; momento único en el que nuestros ojos se encuentran en un baile de sensaciones contradictorias.

Los recuerdos, refuerzan el conducto visual por el que las palabras ya no tienen permiso para hospedar el sentimiento, en un intento baldío de reemplazar un tacto huérfano. 

Toda una vida juntos. Mil y un objetivos cumplidos, risas y llantos compartidos, pasiones desbordadas. Hasta que llega un día donde se interpreta mal el camino y un exceso de confianza, me hace experimentar con espejismos. Engañado por los vientos, salgo a navegar sin rumbo, sin tripulación, naufragando en un océano de testosterona. 

Todos los sueños se diluyen, desangrando el ayer, aniquilando el mañana. El presente me golpea encarnizado. Aquí te muestro mi único y último tesoro: Mi alma intacta, esencia inviolable, rebosante de un brebaje en el que solo has bebido tú, como vínculo infinito entre dos seres, que un día, con las manos vacías y el corazón henchido se prometieron el amor eterno. 




2 comentarios:

  1. Llegan dias de confusión, de dolor y vacio.
    Miro la esperanza como a mi única amiga para recuperarla. Empiezo a desempolvar mis armas.
    No estoy vencido, la lucha practicamente acaba de comenzar.
    Venid a mi mis generales:
    - Aguante, perseverancia, paciencia,cariño y humildad.
    La lucha por el amor continúa...Solo me puede parar la muerte.

    Gracias 21

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu actitud, Luis. Los errores se enmiendan con paciencia y determinación. Nunca está todo perdido. Y siempre pienso que, en el camino habrás perdido, pero también has ganado muchas otras, que el tiempo te dejará recoger, aumentando tu bagaje extraordinariamente.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar