sábado, 1 de junio de 2013

Dependencia

Cuando decidiste, que tu amor por mi, era tu principal necesidad primaria, en principio, me hizo sentir frágil. Me empezó a faltar el aire y desaparecí sin mirar atrás, no quería ver tu expresión vulnerable. Tu dolor se hizo mio y los días transcurrieron espesos. Ahora soy yo el que anhela tu memoria...

...y no encuentra la fuerza necesaria para reconocer el vacío que me deja tu silencio. Ya no tengo tus palabras. Caricias eternas que se posaban en mí, livianas pero precisas que sabían despertar la emoción más primaria y el pensamiento más profundo. ¿Volverás a mirarme...?


¿Deseo otra cosa? Tu ausencia estimula mi vacío. Soy un esclavo del recuerdo, preso de fragancias y cautivo de tu piel. Mis luces se extinguieron y ahora vago en penumbra. Te doy mi libertad a cambio de tu existencia, energía primaria que emana del núcleo de mi propio ser. Mis palabras nacen y mueren contigo.




Texto compartido con damadeltablero (letra cursiva) publicado en eskup el 19/02/2011








4 comentarios:

  1. Gracias por tus palabras, llegn hasta el ricon ás recondito del alma.
    Es mi historia, es mivida, es la esencia del amor destilado y depurado que emana de mi corazon.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra mucho, Luis, que te hayas identificado con esa pareja del relato y su dependencia "primaria".

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me sigo quedando con "te doy mi libertad a cambio de tu existencia..." me llega hasta lo más hondo de mi ser. Un gran abrazo gatuno.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me quedo con esto:

    "reconocer el vacío que me deja tu silencio. Ya no tengo tus palabras"

    Gracias por la visita, Vanadis. Reconocer tus silenciosas pisadas, un placer, siempre.

    ResponderEliminar