jueves, 23 de mayo de 2013

Censura


Cuando la nueva inquilina llegó al piso, todos los vecinos mascullaban en silencio, mientras cerraban persianas y corrían cortinas; como si de un virus se tratara.
Ella, era descarada, fresca, alegre y joven, muy provocativa en sus formas. El punto tres de la orden del día de la próxima reunión de propietarios, le estaba dedicado en exclusiva. Exactamente, entre la renovación del seguro de la finca y el presupuesto de la nueva alarma. No estaban dispuestos a consentir una mínima alteración en sus normas de convivencia, perfectamente planificadas y estudiadas.
Pocos vecinos la han podido ver como quisieran: provocando, contagiando, e influenciando malos hábitos a sus hijas e hijos, pero... hay una señal inequívoca desde que ella llegó: todos tenemos una señal circular rodeando el ojo izquierdo o derecho, dependiendo de la postura que hayamos cogido al intentar visualizar a la bestia.











No hay comentarios:

Publicar un comentario