martes, 16 de octubre de 2012

Azar

No era un sábado más. Él se lo imaginó como el primero y último de un otoño atípico. Como el principio y final de una larga etapa gris. Todo empezó en una estudiada despedida. Compró castañas calientes como preludio de la última velada. Sembrada sobre el más humillante de los propósitos. Todo le salió del revés. Cuando quiso evitar, encontró. Restar nunca fue tan positivo. Tanto que al asomarse desde el puente, lloró amargamente. Pensó que cruel era su destino mostrándole las mejores vistas como epitafio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario