miércoles, 11 de julio de 2012

Ser o no ser

El equilibrio social es una delgada línea que jamás debe traspasarse, -recordó el mandatario desde el otro lado- y ya puestos, es cuestión de supervivencia.
A un lado, estaba la raza, un estilo de vida irrenunciable, el poder como elixir embriagador, que una vez probado, corrompe toda la estructura del sentido común.
En el otro, vidas anónimas; tantas, como millones de votos, que juntos y uno a uno habían firmado la hoja en blanco donde se escriben todas las renuncias, donde se rompen todos los sueños.
En medio, como eje transgresor, estamos tú, y tú, y también tú, contigo, conmigo, y con todo aquél que mantenga la ilusión por decidir su propia vida, por nuestros hijos, por toda la lucha ya muda de nuestros muertos.
El poder nos mira de frente, desafiante... y la masa no dice nada, es una marea que se deja llevar por el viento más infame hasta que al dejar de soplar los vomite en medio de la nada.
Es el aquí y ahora, donde se escribe la historia ¿Vas a coger la pluma o quieres que escriban por ti una vez más?

4 comentarios:

  1. Mi buen amigo, creo que la impotencia nos tiene calada el alma y la esperanza de una guia sincera nos asusta mas que nos motiva. Espero que lleguen nuevos tiempos, yo voy a seguir luchando con mi arco y flechas de letras y alma como tu luchas con la lanza de las palabras. Nunca se ha perdido una guerra hasta que ha caido el último guerrero. Nosotros no somos de los que se rinden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tener un compañero de batalla es una forma de aliento. No depende de tí ni de mí, pero si somos capaces de alimentar un mundo donde los problemas se minimicen ante el encanto de nuestros sueños tantas veces convocados y que estos no se alteren, será un placer de dioses disfrutarlos en tu compañía, como ayer, como hoy, como siempre. Gracias por todo, amigo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. La vidas anónimas, este lado de la mirada somos los ciudadanos. Y se han olvidado de nosotros.

    Estamos haciendo historia. Totalmente de acuerdo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Albada. Estamos aquí y tristemente podemos hacer poco, excepto esto, quejarnos de la mejor manera que sabemos.

      Saludos.

      Eliminar