domingo, 18 de diciembre de 2011

Vida en tránsito

Para ser realmente coherente con mi situación actual, he ido al registro para cambiar de residencia. La confusión que ha producido dicha acción ha sido directamente proporcional a mi relación con la verdad. He intentado explicarle al funcionario que pasaba dos tercios de mi vida en tránsito y, finalmente ha accedido. El problema fue convencerle dónde me daba de alta para la luz y el agua. Ahora vivo en consonancia con lo que hago, no tengo hora de llegada y siempre estoy saliendo.



2 comentarios:

  1. Me ha encantado.
    Lugar de residencia "en tránsito"...qué concepto tan bien descrito a nivel administrativo.
    Quiero pensar que de la misma forma que siempre estás saliendo, siempre estás llegando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre que me comentas, entra un soplo de aire fresco a esta página, amiga Albada.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar