jueves, 1 de mayo de 2014

Desaparecer

Se dejo ir, aún a sabiendas de que no habría otra oportunidad. Sin despedirse ni tan siquiera de sí mismo. Nadie lo ha vuelto a ver, aunque algunos sientan su presencia.

4 comentarios:

  1. Un placer volver a leerte amigo. He estado últimamente ocupado en otras cosas y he tenido el blog y a los amigos blogueros un poco descuidados. Pero como en tu twiit donde hubo siempre queda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Dejarse ir, como un desaparecer, siempre difícil. La magia de esfumarse deja un humo que otros saben detectar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se va uno del todo, Albada2. Especialmente si ha logrado plantar una semilla dentro de alguien.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Gracias por la visita, Francisco. Un abrazo.

    ResponderEliminar