martes, 7 de enero de 2014

Las felinas de "Las Casas del Rey"

Dos criaturas nacieron libres, en el momento justo, en el sitio adecuado.
Sus movimientos no pertenecen a nuestro mundo. La magia delata sus miradas, de donde nunca quise volver.
El trasegar de la vida fue limando su libertad hasta hacerlas desaparecer, disfrazando su condición en atributos humanos.
Hoy he vuelto a saber, a oler, intuir sus pasos... No sé si se trata de ellas, pero, aquí estoy, esperando verlas.
Y me quedaré el tiempo necesario en alimentar la leyenda de aquellas hembras que nacieron felinas, aunque sea lo último que vea jamás.





2 comentarios:

  1. El escudo de armas se volatilizó entre doblones de oro y castillos de naipes. Pero a esas felinas las guardan en un oasis de sabana, donde dejan ir gráciles antílopes cada dos días.
    Porque, hasta la realeza necesita comer!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querida, Albada2, tu intuición y sensibilidad te guían entre espesuras diversas. Me tuve que disfrazar de pseudónimo para poder mantener el aliento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar