lunes, 9 de diciembre de 2013

Domingo

Y al séptimo día descansó. Sin la máscara de cotidianidad, la soledad reina omnipresente haciéndose dueña de todo el artificio que fabricó el resto de la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario