sábado, 8 de septiembre de 2012

Última oportunidad

Llevaban mucho tiempo hablando, mirándose, escudriñando en todos y cada uno de los pliegues de su piel. El lenguaje no verbal era indispensable. Donde hubo, siempre queda. Antes o después tendrían que acostarse. Como si el tiempo se hubiera detenido en el pasado y les invitara una última vez...

No hay comentarios:

Publicar un comentario