lunes, 31 de diciembre de 2012

Recuerdos

Era una gran fábrica, la mayor jamás construida. Completamente automática, sin ningún tipo de mantenimiento.
Con una maravillosa regularidad producía fracciones temporales. Determinados por colores, separando de esta forma, los segundos, minutos, horas, días... y sus particiones matemáticas en fracciones de cada parte, eran adjudicadas sistemáticamente a las personas con la ilusión de llenar sus vidas.
Desperdiciados unos, vividos intensamente otros. La memoria, consumida su existencia, era su meta.















FELIZ AÑO NUEVO. NO OLVIDAD NUNCA VIVIR EL MOMENTO, COMO SI ESTE FUERA EL ÚLTIMO, NUNCA SABEMOS LO QUE NOS DEPARA EL TIEMPO.




http://www.youtube.com/watch?v=6g4TZXM2Joc

martes, 25 de diciembre de 2012

La otra Nochebuena

Serafín, era un hombre sencillo. Firmemente arraigado a sus costumbres. Esa tarde, se encontraba especialmente contento. Era nochebuena y el significado de esa fecha, para él y sus amigos, era sinónimo de banquete y posterior charla alrededor del cálido fuego. Solo tenían que esperar que cenaran los que tenían techo y recoger lo que ellos denominaban basura. Su docena de perros y él, saciaron sus estómagos, eso si, cubiertos por un manto de estrellas, felices de celebrar juntos esa compañía.