sábado, 8 de septiembre de 2012

Un matrimonio... normal

No se amaban, no se odiaban... eran una pareja común que un día se acostumbraron a estar juntos y formaron un proyecto vacío, sin cimientos. Antes o después tendrían que acostarse, de nuevo. Fornicar sin hacer el amor. Ella quería ser fecundada, y para él era la última oportunidad.

Internet emocional

Como si de un viaje se tratara, entraron en trance emocional, libre de toda objetividad y con los sentidos descontrolados. Antes o después tendrían que acostarse, ya que en la distancia se olieron, se tocaron otra vez. Su pareja apareció casualmente, abortando un motín del recuerdo...

Última oportunidad

Llevaban mucho tiempo hablando, mirándose, escudriñando en todos y cada uno de los pliegues de su piel. El lenguaje no verbal era indispensable. Donde hubo, siempre queda. Antes o después tendrían que acostarse. Como si el tiempo se hubiera detenido en el pasado y les invitara una última vez...