miércoles, 11 de julio de 2012

Ser o no ser

El equilibrio social es una delgada línea que jamás debe traspasarse, -recordó el mandatario desde el otro lado- y ya puestos, es cuestión de supervivencia.
A un lado, estaba la raza, un estilo de vida irrenunciable, el poder como elixir embriagador, que una vez probado, corrompe toda la estructura del sentido común.
En el otro, vidas anónimas; tantas, como millones de votos, que juntos y uno a uno habían firmado la hoja en blanco donde se escriben todas las renuncias, donde se rompen todos los sueños.
En medio, como eje transgresor, estamos tú, y tú, y también tú, contigo, conmigo, y con todo aquél que mantenga la ilusión por decidir su propia vida, por nuestros hijos, por toda la lucha ya muda de nuestros muertos.
El poder nos mira de frente, desafiante... y la masa no dice nada, es una marea que se deja llevar por el viento más infame hasta que al dejar de soplar los vomite en medio de la nada.
Es el aquí y ahora, donde se escribe la historia ¿Vas a coger la pluma o quieres que escriban por ti una vez más?