viernes, 23 de diciembre de 2011

Noticias

Una vez más estoy comiendo con las noticias de trasfondo. Como casi siempre, están salpimentadas de horror y desgracia. Mi ritmo no se altera, mi conciencia escéptica asume vertiginosamente, cicatrizando las heridas de la memoria. Llenando de remiendos los recuerdos y poder así retomar la rutina de vivir con el lastre que da el no intervenir en las acciones, que aunque hoy ya son pasado, se extienden peligrosamente hacia mi futuro.



domingo, 18 de diciembre de 2011

Vida en tránsito

Para ser realmente coherente con mi situación actual, he ido al registro para cambiar de residencia. La confusión que ha producido dicha acción ha sido directamente proporcional a mi relación con la verdad. He intentado explicarle al funcionario que pasaba dos tercios de mi vida en tránsito y, finalmente ha accedido. El problema fue convencerle dónde me daba de alta para la luz y el agua. Ahora vivo en consonancia con lo que hago, no tengo hora de llegada y siempre estoy saliendo.



martes, 13 de diciembre de 2011

Premeditación y alevosía

Hoy me siento poderoso. Ilimitado en mis múltiples hazañas. No es que te subestime... es simplemente que mi objetivo es nítido y contundente. En este frío improvisado, me manejo de una forma natural, avanzando irremisiblemente hacia ti. No intentes huir, ya lo he decidido. No es una situación límite, aún te quedan tres o cuatro jornadas que disfrutar antes de apagarte. Es una verdadera suerte haberte topado en tus últimos días con un tren como el mío. No te arrollaré súbitamente... antes dejaré que conozcas tus verdaderos límites en el placer, muriendo envuelta en los jadeos y risas de una noche inolvidable. Como una verdadera víctima que se precie.



miércoles, 7 de diciembre de 2011

Errores repetidos

Ya no sé donde esconderme. He viajado en el tiempo, huyendo de todas las horas vividas, enfrentándome a todos los miedos que decidieron por mi. La memoria me esclaviza hurgando en el presente y condenando el futuro.
Cada decisión equivocada me condena al germen de mis días y me regala interminables noches con sabor a derrota.
Hoy he vuelto a errar. El monstruo vino de frente, como siempre. Quise evitarlo con todas mis fuerzas, pero mi lado oscuro volvió a ser dueño y señor de lo que queda de mí, abrazándose a una orgía de excesos prescindibles. Yo solo aparezco al final, cuando hay que dar la cara y recomponer los restos de la velada.


viernes, 2 de diciembre de 2011

Revelaciones

Hoy, una vez más, he observado sorprendido que no había escrito lo que apunté en el borrador. Asustado, volví a empezar y salió algo completamente diferente, de nuevo. Le he dado vueltas, pensando en las posibilidades reales del suceso en sí. Incluso llegué a esconderme para pillar "in fraganti" al ordenador. Nada, no había una línea. Será que la doble moral o el subconsciente se están haciendo presentes. Antes de acostarme, esta misma noche, dejaré encendida la pantalla. Necesito comprobar, si el que escribe, soy realmente yo.