jueves, 30 de junio de 2011

Batalla pactada




En el suave despertar se encontró cubierto por la pleamar del sudor compartido, envuelto en olores deseados y márgenes derribados; restos de una épica batalla que jamás habría ganado. El ruido de la ducha y la billetera vacía le certificaban que no era un sueño. Los mercenarios esta vez eran aliados.

Mercado de valores

Víctima y esclavo de mis excesos, caminaba por rutas desconocidas, buscando una poda urgente que me llenara de paz. Una rebelde ansiedad tiraba de mi con toda la fuerza de lo inmediato.
Encontré un bazar peculiar, donde se compraban y vendían artículos no materiales. Busqué en la "v" de voluntad, comprando cien gramos.  Probé unos gramos bien diluidos de paciencia. Intenté desprenderme de una porción de adrenalina y algo de locuacidad, ahora que no la utilizo tanto. No fue posible, los excesos son como animalillos silvestres, corretean por el bosque, libres en esa aventura que es vivir.



martes, 28 de junio de 2011

Tal para cual

Y se juntaron por segunda vez. Se perdonaron todo. Creían haber madurado lo suficiente para aceptarse tal y como se habían soñado. Y hubo una tercera, y una cuarta vez... es como si necesitaran de esas pausas, que dicen, inventan los ángeles para aquellos que aún siendo libres, necesitan ser amados, solo una vez más, para que alguien les haga sentir únicos.





lunes, 27 de junio de 2011

El sonido del tiempo

Una leve brisa ha comenzado, suena el tintineo de las hojas secas arrastradas por las calles. Vuelan, imprimiendo su marcha, en el último intento de estas por volver de donde cayeron. Anuncian que la brisa ya es viento. Es el sonido del tiempo, que pasa en su imperturbable avance delante nuestro, avisando de su presencia.
Llegará el día que no lo perciba. Será el tiempo de los hijos, de los nietos. Y seguirá su curso hasta el interminable fin de los días. Pero ese sonido ya pertenece a otros.



domingo, 26 de junio de 2011

Conducir

Todos los días, mi mano acaricia tu lomo, hablamos, y tú me escuchas a sabiendas que los límites se traspasan para despertar los sentidos. Juntos, desafiamos las leyes físicas a una velocidad que el mundo puede esperar. Mis ojos se abren en gran angular, excitando el sistema nervioso que tensa el pálpito de mi corazón, arrastrándome a un vértigo que me empuja a seguir. Los espacios son oportunidades abiertas a un azar calculado en destellos de ficción.
Esa danza de vida y muerte, baila sin ser vista en espera de un final. Ella sabe, que siempre queremos más...


viernes, 24 de junio de 2011

Dignidad

El miedo caló en ese instante único en el que todo está perdido ¿Una huída hacia delante? -pensó él- y mirándola con ojos cómplices intentó transmitirle toda la entereza que supo atrapar en una mirada intensa, llena de compasión y amor, antes de salir de la consulta.
Como la retirada no estaba en su argot, resolvieron vivir sus últimos días con la dignidad de dos almas en paz.
Y créanme, lo mejor siempre puede estar por llegar...


jueves, 23 de junio de 2011

Ocaso

Conforme el jardinero se acercaba amenazante con esas enormes tijeras, como poco, sintió miedo. Era época de ajustes en el jardín. Intentó huir, olvidando que sus raices habían penetrado profundamente en aquella tierra.
Ya no era aquella semilla viajando alborotada en el viento, ni esa flor que jugaba con las abejas fecundando todo su alrededor. El riego diario exigía la poda anual. Aunque esas grandes tijeras brillaban como el último crepúsculo que se cuela en una mañana de intensa luz.



miércoles, 22 de junio de 2011

Pulsar

En un intento de pactar con el tiempo, ajustó tres relojes: El de cuarzo, sin ningún tipo de mantenimiento, perfecto en dejarse llevar, el automático que se alimenta estrechamente del pulso vital y el de cuerda que es heredado y simboliza su atavismo. Ahora, no sabe que hacer, marcan horas diferentes y solo le apetece seguir el que mantiene su ritmo.



lunes, 20 de junio de 2011

Magnetismo

¡Vaya, qué sensación más extraña y placentera! Aquí estoy, subido en la espiral energética que desprende mi cuerpo. Todo se ve más fácil y amplio. Para bajarse solo hay que visualizar límites y acabas a ras de suelo. ¡Cuidado! hay que saber bajar. La lúcida excitación me lleva a veces a compromisos anónimamente adquiridos. Como en este momento; acabo de sonreír a esta bella señorita y sé que hoy cenaré en su casa, me acaba de invitar sin saberlo. He visto mis ojos reflejados en los suyos.


viernes, 17 de junio de 2011

Futuro

La alegría natural es un sentimiento único y transgresor, que cuando te atrapa en ese inmenso abrazo de vida, obliga a tu sistema nervioso a soltar cerrojos y contraseñas, relajando tu mente cansada y disfrutando libremente... por fin, de los caminos elegidos entre valles de azar y cordilleras de sueños.

Esa ola de mar, limpia y fresca, de luz y color, me ha golpeado de lleno. Sin previo aviso me ha desenredado los nudos que el tiempo y los miedos habían tejido como una trampa en el camino de un hombre libre.

El horizonte está lleno de nubes, espejismos y mentiras, que han fabricado otros, al construir los atajos que creen que les llevarán lejos de la borrasca. Con todos los sentidos intactos y con la verdad como bandera, ondeo firme para unirme a todos los que creen que lo esencial nunca ha cambiado ni lo hará.

Ánimo, caminemos pues...


miércoles, 15 de junio de 2011

Divorcio

Una vez que había reunido a todas sus tropas, las arengó a partir hacia sus orígenes. Ya no tenían nada que hacer allí. Con gesto cansado, aunque determinante, hicieron saber a la dueña de aquellas tierras, de su partida sin remisión alguna.
Los territorios comúnmente conquistados, acordaron ser visitados y organizados por ambos. Ella, no dijo nada. Su silencio certificó el común acuerdo.
Entrando en sus tierras lentamente, advirtió la dejadez y el desamparo reinantes por tantos años de entrega.



martes, 14 de junio de 2011

Guijarro

En el transcurso de una tormenta, de madrugada, no pudo aguantar más y sin despedirse, cayó acantilado abajo. Rápidamente se vio baqueteado, arrastrado, humillado hasta la extenuación. El mar fue su maestro en la forja de una nueva identidad. Una mañana soleada pasados muchos años, descansó al fin, en manos de una niña.


domingo, 12 de junio de 2011

Solsticio de invierno

Reservamos unos días de vacaciones en las islas británicas, bajo excusa navideña, -curiosa coincidencia en el calendario para no iniciados-. Concretamente, en Stonehenge.
Comprobamos la equipación completa: tres telescopios, con diferentes angulares, uno para el Sol, otro para la Luna y el pequeño, para tránsitos entre ambas luminarias.
Este año, no podíamos dejar pasar el acontecimiento anual de la resurrección del Sol, coincidente con la Luna llena y el eclipse de esta, por intersección terrestre.


viernes, 10 de junio de 2011

Ritos ancestrales

Desde que desembarcó en el primer mundo, solo había recibido, insultos, golpes y humillaciones dolorosas; simplemente por ser de color. Hasta que un día decidió imponer su ley. Era descendiente directo de garra de pantera y de ojo de águila. Sabía cosas de la naturaleza que esa pobre gente ignoraba. Se quitó la ropa y entonando unos cánticos africanos, bailó a la luz de la luna una danza que le enseñó su padre, y a este, el suyo, generación tras generación. Sus ojos incendiaron la noche convirtiéndola en sabana.


miércoles, 8 de junio de 2011

Reencarnación

Cuando me sentí acabado, terminado en mi andadura humana, me consultaron qué deseaba ser en mi próxima vida. Sin dudarlo un segundo, elegí ser tigre: un animal extremadamente bello, misterioso, y de una fortaleza sin igual. Seguía estando solo, como en mi condición humana, aunque esta vez podría defenderme a mi mismo y a mi familia. Seguía caminando a hurtadillas, mezclándome con la naturaleza, esta vez, de participe noctámbulo, aunque en vez de intentar hacerme enteder con palabras sería a dentelladas. El cambio me proporcionaría una claridad de ideas que obviamente el lector no podría rechazar...


lunes, 6 de junio de 2011

El árbol torcido

Su éxito actual, era fielmente representado en aquella finca; llama prendida de su ego. El jardín, aún vacío, narraba su condición personal. Sin tiempo disponible, encargó a terceros plantar un árbol joven, que creciera sano, a la par de su único hijo. El terreno sobrante se alicató. El árbol creció fuerte, aunque torcido en su base, inclinándose hacia el exterior, afeando la uniformidad contigua.
Su hijo, materialmente, lo tuvo todo. Siempre anheló un hermano y la compañía de los juegos y risas que escuchaba detrás de la valla.


jueves, 2 de junio de 2011

Decisión unilateral

He repasado miles de veces nuestros encuentros, algo menos los desencuentros. Antes de salir por la puerta, que dejo atrás rumbo a la reconstrucción, de una vida deshecha por el miedo a la incertidumbre, sopeso las pérdidas y las esperanzas.

Tú olvidarás pronto, yo, ya soy otro. Solo imaginarlo me hace sentir habitado completamente. Insistí en quererte y dejar de ser. La costumbre se hizo ley, para el capricho del que no ama. No sé a donde ir, pero de momento ya sonrío, pensando en que la decisión me corresponde solamente a mí.